martes, 5 de marzo de 2013

Capítulo 5

Estaba oscuro, no distinguía donde estaba. Poco a poco mi vista se fue acostumbrando a la oscuridad. Finalmente, pude distinguir algunas cosas. Noté una puerta por la cual entraba la luz. Estaba en una cama de una plaza, tal ves una y media. La habitación es pequeña. Noté con dificultad algunos objetos raros. Un tocador, con un espejo. Encima de este, hay un foco y veo su interruptor. Me levanté para ir a encenderlo. Aun no recordaba bien lo que habia pasado. De repente tropecé con algo. Veo que es, era una caja musical. La acaba de romper. Me agacho para intentar ver si la puedo reparar y al hacerlo, me golpee la frente con el tocador y me caigo para atrás. Quedé apoyado contra la cama. Usé mi mano como apoyo para levantarme cuando siento algo en mi mano, me asusté imaginando lo que era. Para comprobarlo lo tome con las dos manos y sentí mejor el objeto. Si era lo que temía. Era una mano, y no estaba el cuerpo. Me asusté mucho, di un grito y alguien entra a la habitación noto que usaba una vela y tenía un pedazo de madera. Era mujer, me parecía familiar. Me golpeó con el palo y caí inconciente.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Han pasado dos semanas desde el evento, ya casi asimilo lo que esta pasando. Desde que vi ese cadáver en el parque, he sentido que poco a poco he cambiado. Ahora siento más adrenalina por mis venas. 
Verán, les explicaré lo que pasa. Ustedes ya saben lo que pasó, estaba en mi casa, desinformado. Salgo y escucho un grito. Voy a ver y bum, un cadáver de una mujer. Voy a buscar ayuda, encuentro un señor que me comienza a perseguir. Un hombre con un arma me dice que entre y le da al "zombie" en la cabeza. Desde el momento en el que entré en esa casa, me había unido a la resistencia de la ciudad. Les explicare:
Hasta ahora se han descubierto 8 resistencias en la ciudad. Una de ellas es la mía. Cada una tiene un líder, y los líderes han conseguido un medio de comunicación: fuegos artificiales. Un fuego artificial verde indica que a la resistencia le falta comida. Un fuego artificial azul indica que las municiones son escasas y un fuego artificial rojo indica reunión de los líderes en una casa que fue elegida por voto popular. Y por cierto  la aún sin estrenar fuego artificial naranja: emergencia. Si se logra enviar a tiempo indica que la resistencia esta siendo atacada por zombies y se necesita ayuda. En mi opinión es innecesaria. Para cuándo se llegue estarán muertos.

Hay cargos en la resistencia: centinela (encargado de ver el cielo en busca de fuegos artificiales y de lanzarlos), buscador (cada semana va y busca sobrevivientes y munición o armas en las calles con dos compañeros), cocinero (a parte de cocinar, va a los supermercados a asaltarlos con dos compañeros) y mi puesto: el contador. Lo único que hago es ver que todos estemos completos y que haya suficiente comida.

La base militar más cercana esta demasiado lejos para arriesgarse a ir. Y estamos bien bajo este sistema aunque sea temporal, algún día los supermercados se quedarán sin comida y ahí estaremos en problemas, y si no lo había dicho: mi nombre es Franco.  
Ahora estoy contabilizando la comida, noto que Grecia (la centinela del grupo) está bajando por alguna razón. De repente dice: ¡fuego rojo! 

Reunión de líderes. El líder organiza y da los puestos en la resistencia además funciona de mediador para cualquier pelea, es como el hermano mayor de todos. También es el encargado de defender la casa de una invasión, y si necesita ayuda la llama. Su nombre es Cesar. 

César entró en la cocina:
-¿Estas segura?
-Sí, lo acabo de ver. 
-Franco, necesito que avises a López y Rodrigo que hoy los necesito en la noche como ayuda. 
-¡SÍ, SEÑOR! 
-Franco, ya te he dicho que no me tienes que llamar señor, me puedes llamar César.
-¡DE ACUERDO SEÑOR... Cesar, lo lamento señor, digo...
-Ya no importa Franco, vamos. Todos a nuestras posiciones.
López era el más hábil en cuanto a armas blancas del equipo, aunque no tenía ningún puesto más que acompañante, se sabía bien que, si es que es necesario, podría reemplazar a César. Tuvo entrenamiento militar de dos años. Rodrigo era un drogadicto rehabilitado. En el mundo del narcótico aprendió bien a usar las armas. Ellos dos, son los especialistas en armas, o así los llamo yo. 
Cuando hay una reunión de líderes se pide que al menos lleven dos acompañantes por seguridad. De qué irán a hablar ahora? La última reunión no se me contó nada de lo que iban a hacer. 
López estaba afilando su cuchillo y hablaba con Rodrigo, seguro de como era su vida antes de esta gran mierda.
-No en serio Rodrigo, te juro que esa discoteca era mejor que la que tu me hablas. 
-Estas loco López! ¿Sabes como yo defino el mejor lugar para festejar? El que venda las drogas más baratas.
-Bueno pero eso ya que importa, seguro que esos lugares ahora están infestados por zombies.
-No sabes que haría por un cigarrillo de calidad. 
-Rodrigo, López: César ha dicho que son sus acompañantes para la reunión de líderes.
-¡Hay que sorpresa!-dijo Rodrigo- siempre nos elige...
-Bueno pues si nos elige es porque somos buenos!-dijo López con tono positivo.
-¡Uy no! Esta noche iba a ir arriba a cenar con Grecia! Ah, ¿ahora que hago?-dijo Rodrigo.
-Rodrigo no se como tienes cabeza para el amor en el Apocalipsis zombie-dijo López.
-Rodrigo... Si quieres... yo podría ir en tu lugar... Ya sabes, por que estas ocupado...-dije yo, intentando que no se notara mis deseos de ir a una reunión de líderes.
-Si, si. Buena idea Franquito! Dile a César que estoy, no sé inventale una excusa. Hoy quiero dar el siguiente paso con Grecia. 
Emocionado fui y le dije a César lo que paso, diciendo que Rodrigo tenía la pierna mal. Y por suerte, aunque a regañadientes, aceptó la propuesta. 
Al fin, ¡iría a una reunión de líderes!

--------------------------------------------------------------------------------------------


No hay comentarios:

Publicar un comentario